Tiempo de lectura: 6 minutos

page66image92281344

Figura 1. C1 y tu curva cervical. Todos los nervios de tu cuerpo tienen que pasar por esta puerta. Los problemas aquí pueden causar efectos de gran alcance, desde problemas de tiroides hasta dolor lumbar. Todos los exámenes de la columna vertebral deben empezar por el cuello.

Conseguir una buena alineación del cuello – es un paso claro para los nervios que pasan del cerebro al cuerpo– debe ser tu principal objetivo. Desde la falta de coordinación hasta el insomnio, pasando por la niebla cerebral y la fatiga, y desde la alteración del metabolismo (función tiroidea) hasta el aumento del estrés emocional, un cuello poco saludable merma la calidad de vida de cualquier persona(1).

Las investigaciones demuestran que la posición del hueso superior (atlas) puede afectar a tu presión arterial(2) y que la degeneración del cuello está relacionada con los latidos anormales del corazón, llamados «arritmia»(3). Algunas investigaciones incluso relacionan la salud del cuello con la longevidad. Algunos quiroprácticos dedican toda su carrera a ajustar nada más que las subluxaciones del cuello. Veamos por qué.

Sería fácil suponer que los problemas de cuello causan dolor de cuello. Pero, por desgracia, el problema es mucho mayor que eso. La verdad es que un cuello poco sano puede causar una gran variedad de síntomas y mala salud. En muchos de ellos, no es evidente que el cuello sea la causa.

La maravilla de la ingeniería

Los siete huesos de tu cuello son una maravilla de la ingeniería. Los dos huesos superiores, llamados atlas axis, tienen una relación especial y se sitúan en un lugar crítico. Aquí, la parte inferior de tu cerebro, el tronco encefálico, se extiende hasta la parte superior del cuello. Ten en cuenta que tu tronco cerebral controla funciones vitales como la respiración y el ritmo cardíaco. El resto de las vértebras tienen un disco blando entre cada una de ellas. La finalidad de los discos es simplemente dejar espacio para los nervios que salen en cada nivel. Piensa un momento en lo que le pides a tu cuello que haga por ti en este momento.

Sostener el peso de tu cabeza (¡alrededor de 5 kg!).

Soportar el peso de tus hombros y brazos, que cuelgan de tu cuello. Cuando levantas un peso, también lo hace tu cuello.

Contener y proteger el suministro de sangre y el líquido de riego (LCR) a tu cerebro. Hablaremos del LCR más adelante en este capítulo.

Por él pasan cada nervio y sus señales desde tu cerebro a tu cuerpo.

¡Y poder seguir moviéndose libremente e incluso cuando mires por encima de los dos hombros!

No es de extrañar que las lesiones en esta zona puedan afectar a cualquier parte de tu salud y arruinar tu disfrute de la vida.

La clave para un cuello sano: una curva sana y la alineación de la C1

La curva de tu cuello

Puede que esta sea la parte más importante, aunque ignorada, de la salud del cuello. Me desconcierta cuando veo a los radiólogos médicos comentar la «pérdida de lordosis del cuello» si el sistema médico no tiene actualmente ninguna solución para este problema. Se afirma como un problema, como si fuera una sentencia de por vida sin ninguna esperanza de recuperación.

Tu cuello no debe estar recto. Dependiendo del ángulo de la parte superior de tu espalda (T1), tu cuello debe tener una curva agradable y relajada de aproximadamente 40 grados(4). Esto permite que la médula espinal se relaje sin presión y que el líquido que irriga tu cerebro (LCR) fluya libremente. También significa que el peso de tu cabeza se distribuye por igual entre los discos y las articulaciones facetarias. Demasiada curva aumenta el desgaste y la degeneración de las articulaciones. Demasiada poca curva aumenta la carga del disco, el desgaste y la degeneración.

Figura 2. Curva cervical. Tu cuello está diseñado para tener una curva profunda y relajada. La pérdida de esta curva modifica las cargas sobre los huesos pequeños y las articulaciones, desencadenando problemas que pueden causar múltiples problemas de salud.

Tu cabeza también debe estar directamente por encima de tus hombros. Inclinarla un poco hacia delante aumenta enormemente la presión sobre el cuello y los nervios, provocando la pérdida de la curva y problemas a largo plazo. Piensa en todo el tiempo que pasas mirando el teléfono móvil e imagina cómo esos miles de horas afectarán a la curva de tu cuello y, en última instancia, a tu salud. Las subluxaciones resultantes provocan una degeneración prematura. Sí, una pérdida de la curva del cuello, en particular, una inversión de la curva provocará una degeneración prematura de los discos y hernias discales. Y tu cuello no es un buen lugar para la degeneración.

Créeme, lo sé por experiencia. Una juventud llena de rugby y deportes de contacto, seguida de demasiado levantamiento de pesas, significa que mi propio cuello vive en «tiempo prestado». Los niveles de degeneración significan que, simplemente, ya no hay tanto espacio para todos los nervios. Entonces, ¿qué hago? Recibo ajustes quiroprácticos de mi quiropráctico con regularidad, cuido mi alineación (más adelante hablaremos de ello) y me aseguro de no sobrecargarla. Sé lo que he hecho y sé que pagaré el precio de mis «faltas», pero la triste verdad es que la mayoría de las personas con este problema van por ahí pensando que sus dolores de cabeza o de cuello son normales. Se van a sorprender cuando acaben recibiendo la factura.

Síntomas «visibles» de un cuello enfermo

Sería fácil suponer que los problemas de cuello causan dolor de cuello. Pero, por desgracia, el problema es mucho mayor que eso. La verdad es que un cuello poco sano puede causar una gran variedad de síntomas y mala salud. En muchos de ellos, no es evidente que el cuello sea la causa.

Estos son algunos de los problemas causados por un cuello poco saludable:

  • Dolores de cabeza
  • Vértigos y mareos
  • Síndrome del túnel carpiano
  • Codo de tenista, codo de golfista
  • Hombro congelado / hombro tieso
  • Espondilosis o degeneración de cuello
  • Hernia discal

Recomiendo encarecidamente que todo el mundo, con o sin síntomas, se someta a revisiones periódicas para detectar subluxaciones vertebrales, y de encontrarlas disminuirlas / eliminarlas con ajustes quiroprácticos lo que significa que estos cambios deberían convertirse en mejoras de por vida.

Compáralo con otros métodos de terapia manual, como la manipulación, la fisioterapia y el masaje, que muestran mejoras objetivas leves pero temporales tras la atención, y casi todo el beneficio se pierde un año después, y te darás cuenta de por qué es una técnica tan popular en EE. UU. y otros países desarrollados.

Si sigues estos protocolos, deberías obtener resultados. Pero puede requerir algo de paciencia y compromiso.

Llámanos o escríbenos en la sección de comentarios si quieres entender el estado de tu cuello y obtener una solución sin envolver cirugías o fármacos, estaremos encantados de ayudarte.

Referencias:

  1. Health and cervical lordosis (2008) Practicing Chiropractors’ Committee on Radiology Protocols. http://www.pccrp.org/ P181
  2. Bakris G, Dickholtz M Sr, Meyer PM, Kravitz G, Avery E, Miller M, Brown J, Woodfield C, Bell B. (2007) Atlas vertebra realignment and achievement of arterial pressure goal in hypertensive patients: a pilot study. J Hum Hypertens. 21(5):347-52. doi: 10.1038/sj.jhh.1002133
  3. Lin, S. Y., Hsu, W. H., Lin, C. C., Lin, C. L., Tsai, C. H., Lin, C. H., Chen, D. C., Lin, T. C., Hsu, C. Y., & Kao, C. H. (2018). Association of Arrhythmia in Patients with Cervical Spondylosis: A Nationwide Population-Based Cohort Study. Journal of clinical medicine, 7(9), 236. https://doi. org/10.3390/jcm7090236
  4.  Harrison, D. E., Harrison, D. D., & Hass, J. W. (2002). CBP® structural