hábitos saludables

Hábitos saludables que decidimos NO seguir

Tiempo de lectura: 7 minutos

(y cómo amar tu elección)

No uses la palabra «debería» conmigo

¿Qué hay más agotador que sentir que «deberías» hacer algo y no hacerlo? ¿Qué genera más culpa que dejar para más tarde algo que sabes que es importante para tu salud?

Utilizar «debería» sólo puede hacerte sentir mal.

Hay algunos, quizá muchos, hábitos positivos para la salud que decido NO seguir. Y estoy en paz, soy feliz con mis elecciones. Si no, la vida puede convertirse en un gran viaje de culpabilidad. Fui a un colegio jesuita y tuve una educación católica romana. ¡No necesito más cosas por las que sentirme culpable!

La mayoría de nosotros optamos por NO realizar todas las conductas positivas para la salud que conocemos. Esta elección se debe sobre todo a las circunstancias, y no siempre es una elección consciente. Si podemos reconciliarnos con esa elección, podremos estar en paz con no ser perfectos.

Culpabilidad por hábitos de salud

Pero muchos de nosotros nos sentimos estresados o fastidiados por nuestra incapacidad para realizar CADA hábito positivo para la salud. Éste es el terreno del autojuicio constante y de la sensación continua de fracaso. Lo único que demuestra es que existe un desfase entre nuestras expectativas y nuestro comportamiento. Dicho de otro modo: o pedimos demasiado, o hacemos demasiado poco.

Incluir la atención quiropráctica en la lista habitual de «cosas que hacer» por nuestra salud es importante. Diablos, ¡escribí «La gravedad, tu amiga» sólo para demostrar este punto!

La motivación para la salud es la misma que cualquier motivación en la vida. Nos sentimos motivados a alejarnos del dolor o a acercarnos al placer.

Patogénesis v Salutogénesis

El modelo médico se centra en hacer cosas para alejarse de la enfermedad. Se trata claramente de una motivación para «alejarse del dolor». La atención se centra en la patogénesis: la generación de la enfermedad. La mayoría de los medicamentos reducen o adormecen los dolores de la enfermedad. Algunos prometen que una inyección podría reducir los síntomas cuando contraigas el virus de la gripe. Otros promueven que tomar una píldora química al día reducirá tu riesgo de ictus en un 1%. Otros son más directos, no pretenden hacer otra cosa que enmascarar los síntomas… toda la industria de los analgésicos. Lo que todos tienen sólidamente en común es que ninguno pretende mejorar tu salud. Huir del dolor… eliminar la enfermedad, no es lo mismo que añadir salud.

La filosofía quiropráctica consiste en avanzar hacia la salud. Esto significa necesariamente que la enfermedad se queda atrás, pero la enfermedad no es el centro de atención. La salutogénesis -cómo generar salud- es el centro de atención. Bien hecho, es muy singular. No es sólo «sanidad natural». Gran parte de la «asistencia sanitaria natural» no es más que una versión natural de la asistencia patógena. Sigue intentando huir del dolor y la enfermedad. Un buen cuidado quiropráctico se dedica exclusivamente a liberar las subluxaciones -bloqueos en tu sistema nervioso- para que puedas expresar más salud en TODOS los sentidos. Esto es generar salud, o salutogénesis.

Este cuestionario evalúa tus hábitos de vida saludables y te indica la probabilidad de que estés subluxado.

Haz clic aquí para valorar tus hábitos salutogénicos.

Efectos secundarios de la Salutogénesis

¿Los cólicos de tu bebé desaparecieron con los cuidados quiroprácticos? ¡Estupendo! Es un efecto secundario bien conocido. ¿Ha mejorado tu tensión arterial? ¡Estupendo! Otro efecto secundario. ¿Tu hernia discal ha empezado a curarse? Fantástico, otro efecto secundario bien conocido. Correcto, la desaparición del dolor de espalda es un EFECTO SECUNDARIO de la atención quiropráctica, que devuelve la salud a tu cuerpo. La desaparición de la enfermedad es el efecto secundario de ganar más salud.

Pero la quiropráctica no es la única práctica salutogénica. Comer alimentos ecológicos sanos, beber agua, hacer ejercicio con regularidad, reducir el estrés y dormir bien son prácticas salutogénicas. Entonces, ¿cómo diseñamos un estilo de vida que combine estas cosas sin agobiarnos?

La medicina ha desordenado tu mente

El sistema médico nos ha enseñado que sólo debemos acudir a un profesional para el cuidado de una enfermedad. Para cuidados patógenos. Esto es triste. Porque nos ha marcado inconscientemente. La mayoría de nosotros creemos que para acudir a un profesional de la salud, primero tenemos que tener una enfermedad. Si hay algo más tóxico que la medicina ha hecho a la humanidad -y hay muchas- puede que sea esto. El peligroso resultado es que algunas personas se niegan a acudir al médico cuando están en crisis. Evitan a los médicos porque es una admisión de enfermedad o debilidad. A menudo lo vemos en nuestros familiares a medida que envejecen. La tía o el tío que tiene fama de ir al médico sólo cuando ya es demasiado tarde.

Un resultado menos crítico, pero quizá más importante, ocurre cuando nos convertimos en adultos conscientes de la salud. Esta creencia subconsciente significa que tienes miedo -o aversión- a acudir a un verdadero profesional de la salud, porque, bueno, no tienes nada «malo».

Sí, esto significa que la gente dirá cosas como «iré al quiropráctico cuando lo necesite, cuando sienta que algo va mal» en lugar de «la atención quiropráctica es uno de mis hábitos saludables». En realidad están diciendo «sólo quiero que se elimine la enfermedad» en lugar de «quiero que se añada siempre la salud».

El mejor momento para abandonar hábitos saludables

Piensa en un hábito saludable que practiques. Cualquier cosa. Puede ser comer sano o evitar el alcohol entre semana. Puede ser haciéndote revisiones dentales periódicas. Podría tratarse simplemente de un hábito higiénico, como lavarse los dientes o limpiarse el culo. Ahora intenta decir: «Me limpiaré el culo cuando lo necesite, cuando sienta que algo va mal». Ya me entiendes. La idea apesta.

¿Cuándo es el mejor momento para dejar de hacer un hábito saludable? Puede que sean un poco tediosas, pero sigues adelante porque estás invirtiendo en tu salud, ¿verdad? ¿Es tiempo perdido o bien invertido? Una persona media hace caca unas 31.000 veces en su vida. Eso se traduce en una semana entera de tu vida, sólo limpiándote el culo. ¿Está bien empleado ese tiempo?

Cuando decides que un hábito es bueno para tu salud y tu felicidad, tiene sentido convertirlo en parte de tu estilo de vida. ¿Hasta cuándo? Hasta que ya no quieras llevar un estilo de vida saludable. O ya no quieres tener amigos.

La ilusión de una salud autosuficiente

Luego hay personas, entre las que me incluyo, que hemos sido condicionadas a creer que debemos ser «independientes» y «autosuficientes». Si estamos sanos, no deberíamos necesitar ayuda externa. Argumentarían que recibir atención quiropráctica no es comparable a comer alimentos ecológicos o hacer ejercicio, porque no necesitamos ir a ver a alguien para nuestra dieta o nuestro ejercicio… somos independientes. Lo comprendo porque he compartido esta resistencia, pero es una ilusión.

En el budismo la referencia es «Tendrel«, u originación independiente.

Todo lo que hacemos depende implícitamente de los demás. No construimos nuestro propio coche, chupamos el combustible de la tierra y lo mantenemos. Dependemos implícitamente de los demás para esas cosas. No cultivamos (en su mayor parte) todos nuestros alimentos ni cosemos nuestra ropa y calzado. Dependemos implícitamente de los demás para que lo hagan por nosotros. Nuestros hogares, suministros energéticos y cualquier otra cosa forman parte de una frágil interdependencia interconectada. No somos independientes, sino críticamente dependientes de los demás para la mayor parte de lo que hacemos y consumimos. Una huelga de transportes puede recordarnos rápidamente que nuestra independencia es una ilusión total.

Sin embargo, cuando llegamos a las verdaderas decisiones sobre la salud -me refiero a la salutogénesis- nos hacemos la ilusión de que deberíamos ser capaces de hacerlo de forma totalmente independiente. Es absurdo. Y culpo a la medicina. No los médicos, sino el daño causado por la doctrina médica. Millones -sí, millones- de personas lo suficientemente educadas como para comprender los beneficios de la quiropráctica, y con medios y acceso a la atención quiropráctica, no realizan este sencillo hábito saludable. Todo por una ilusión absurda de que somos independientes, y de que buscar atención continua para estar sanos es anormal, o un signo de debilidad. Qué oportunidad perdida para una vida mejor.

¿Puedo marcar la diferencia?

Cuando escribí el libro La gravedad tu amiga, mi objetivo era explicar y ofrecer la quiropráctica a las personas que no sabían cómo podía, o debía, formar parte de su práctica salutogénica habitual. Mi objetivo era inspirar a la gente para que tomara decisiones positivas e informadas.

No me engaño creyendo que todo el mundo elegirá la quiropráctica, como tampoco creo que podamos convencer a todas las personas sedentarias de que muevan el culo y hagan ejercicio. Tanto la quiropráctica como el ejercicio son opciones saludables. Pero la mayoría de la gente ni siquiera sabe qué es la quiropráctica y cómo puede cambiar su vida a corto y largo plazo.

Es triste que la gente se sienta mal o infeliz, simplemente porque no sabe que la quiropráctica puede ayudarle. No hay persona sedentaria y obesa que no sepa que comer menos y hacer más ejercicio es una buena idea. Todos sabemos que el ejercicio y una buena dieta son importantes. Pero hay millones de personas en el planeta Tierra -muchos de ellos tus propios amigos y familiares- que sufren sin atención quiropráctica, y que sencillamente no saben que podría ayudarles. Esa es la diferencia. Ése es el problema. Y mi misión es cambiarlo.

Hacer del cuidado quiropráctico un hábito saludable

La atención quiropráctica salutogénica se denomina a veces atención quiropráctica vitalista o de bienestar. Se trata de mejorar tu salud y tu capacidad de curación. Y es una elección que puedes hacer en cualquier momento. Puedes dejarlo en cualquier momento. Y puedes volver a ella en cualquier momento. Sólo cuando sepas qué es, cómo funciona y cómo puede ayudarte.

Las personas más felices y sanas que conozco tienen la educación y el instinto necesarios para saber que la quiropráctica les hace mejores personas. Personas más sanas, felices y resistentes. Toman la decisión consciente de invertir en quiropráctica como hábito saludable. No por culpa u obligación. No para evitar la enfermedad. Sino para disfrutar de una vida y un estilo de vida mejores. Hacen una rutina -un ritual- de dedicar tiempo a su cita quiropráctica, llegar en un estado positivo, detenerse para dar un paseo y quizá tomar un café después, y continuar su semana como la mejor versión de sí mismos.

Si no es para ti en este momento, no pasa nada. Haz las paces con eso. No luches contra ello, ni culpes a otra persona por ello. No todos podemos realizar todos los hábitos saludables en todo momento. Por favor, no vayas resentido a ver a un quiropráctico «porque tienes que hacerlo». Es tu propia elección de hábito de salud, como lo es lavarte los dientes o limpiarte el culo. Haz tus elecciones de salud informadas y conscientes, para que puedan estar libres de culpa. Deberíamos estar contentos con nuestras elecciones de salud.

Pero no dejes que la ilusión de independencia te niegue la oportunidad de alcanzar un mayor nivel de salud y felicidad.

Inspírate – Toma decisiones conscientes – Disfruta del viaje

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *